@master1305

Última sesión del año 2020. Algunas personas van vestidas de fiesta y otras visten sendos fondos virtuales con decoraciones festivas. Están las que juegan en otra liga y llevan los fondos, las decoraciones y la vestimenta al unísono. ¡Hay que ver qué tan en serio nos tomamos en Toastmasters los encuentros!

Nuestro querido Marcel Muntaner Raich nos da la bienvenida como Sargento de armas por partida doble. Hoy no sólo que tiene a punto la sesión para que la tecnología nos acompañe, sino que también cogerá el micrófono como acting president ya que nuestro regular president (José Manuel Gutierrez Franco) se ha demorado por el Polo Norte envolviendo regalos y preparando discursos para los esquimales.

Recibimos como invitado a Alper Rozanes quien lleva más de 10 años en Toastmasters habiendo comenzado en Estambul y siendo miembro ahora del club Diagonal Mar también de Barcelona. Dos que vuelven a casa por navidad son nuestros estimados Juan Carlos Durán y Rebeca Calderón. ¡Re-bienvenidos todos ellos!

Hechas las introducciones, Alba Lucía Hincapié como maestra de ceremonias nos asegura que  «Donde no hay decisiones, no hay vida». ¿A quién no le ha sucedido que teniendo que tomar tomar una decisión se ha quedado en blanco sin saber por qué camino avanzar? ¿O cuántas veces tomamos decisiones bajo presión? Un día, el maestro de meditación de Alba Lucía le aseguró que «la decisión que tomas es la que necesitas en ese momento de tu vida». Decisiones grandes, pequeñas, fáciles, difíciles. Muchas experiencias que nos llevan a vivir los distintos momentos de nuestras vidas. ¡Pensemos en cuántas decisiones imprevistas hemos tenido que tomar en este 2020!

Todo miembro de Toastmasters ha de tomar decisiones: decidir si participaremos en los discursos preparados, en los improvisados o en las evaluaciones es un buen ejemplo de ello. El que seguro también toma decisiones es Juan Escobar que hoy es nuestro evaluador general y nos comparte que una de las decisiones más importantes en su vida ha sido moverse de Perú a Barcelona. Juan nos recuerda que en Toastmasters evaluamos, pero lo hacemos con gentileza para aprender de nuestros errores.

Encarna Navas, será nuestra contadora de muletillas (ah-counter) y nos asegura que una frase que ha adoptado este año es «lo mejor es enemigo de lo bueno». Encarna vela por que cuidemos las palabras que utilizamos para no rellenar aquello que no hace falta. ¡Queremos las palabras adecuadas! Incluso haciendo pausas y respirando para que lleguen de forma paulatina.

Mercedes Ruiz, nuestra responsable del día en gramática (gramarian), supervisará que usemos correctamente el lenguaje. También pondrá la lupa en las figuras retóricas que utilicemos. Como palabra del día propone «influyente» (influencer, en inglés) y nos explica que influyente es aquel que tiene la capacidad de influir sobre otra persona hasta el punto que cambie de opinión y de acción de lo que realmente haría. Puede recordar a Tyrion Lannister ¡Estaremos atentos!

Y si parecía que Marcel Muntaner estaba aburrido, hoy nos hace triplete ejerciendo también como controlador del tiempo (timekeeper). Marcel velará por el flujo adecuado de los minutos y ayudará a los participantes a no liquidarlos más rápido que una botella de Cava. Para hacerlo, utilizará señales visuales festivas como lo son un arbolito verde, un decorado navideño amarillo y un perturbado Santa bien rojo con el que nos avisará que estamos cerca de la descalificación.

Nuestro primer discurso preparado llega de la mano de Sandra Gonzalez Ruano quien nos comparte su decisión de ¡vivir con menos!


En su discurso ERRORES, Sandra nos invita a reflexionar sobre cuál es la manera de evitar cometer una y otra vez los mismos errores. Se ve que la manera es… ¡cayendo en ellos! Sandra nos hace muchas preguntas, una de ellas siendo si preferimos las experiencias fáciles que fluyen como el agua o aquellas que son un poco más difíciles pero con las que aprendemos por el camino. ¿Ya tienes clara tu respuesta? Lo que está claro es que no tenemos que tener miedo a cometer errores, al punto que si nos caemos 7 veces pues habrá que levantarse 8 (salvo que quieras no caerte nunca, pero esa es otra historia). No hay que perder de vista que hay veces que los errores son aciertos (¡ese fue el nombre que Sandra le puso a su propio podcast!) O que vayan y se lo pregunten al que descubrió la penicilina. Como cierre, Sandra nos propone no tener miedo a equivocarnos, ya que seguro vendrán grandes aprendizajes. ¡Caro ke sí, Snda!

Para evaluar el discurso de Sandra recibimos a Scarlet «la alegría de la casa» Vázquez, quien tomó grandes decisiones este 2020 para estar así más alineada con su vida y con las cosas que le hacen feliz. ¡Grandes riesgos! En relación al discurso de Sandra, Scarlet alaba el uso de citas, frases célebres y referencia a grandes acontecimientos. También le felicita por la clara estructura y le sugiere como punto de mejora matar la intriga y quitar las introducciones para sumergirnos directamente en el tema.

El segundo concursante de la noche es Víctor Piqué con su discurso en inglés «AFFILIATIVE, INNOVATIVE AND DEMOCRATIC». La gran decisión en 2020 fue la de mantenerse actualizado en cuestiones tecnológicas ¡nada fácil teniendo en cuenta lo rápido que avanza!


En su discurso, Víctor nos explicó como en sus vacaciones de 2018 en Besalú (Girona) surgió en su grupo una líder magistral, su nombre era Isabel y demostró a todos los presentes cómo se podían organizar y liderar unas geniales vacaciones para gente de mente abierta.

Víctor también nos llevó de paseo por su experiencia como presidente de nuestro propio club, en la que pudo aplicar los diferentes tipos de liderazgo estando siempre abierto a la opinión de los miembros del consejo y del club. Escuchando la opinión de todos a la par que expresando su visión desde una perspectiva constructiva y enriquecedora; tenía claro que quería un equipo cohesionado y en harmonía.

Con la energía y el entusiasmo que le caracterizan, Víctor y su equipo llegaron a idear sesiones transversales con ponentes profesionales a las que asistieron más de 60 participantes, mon Dieu!

El estilo de liderazgo democrático le sirvió para superar sus huecos de conocimiento y también para crecer en seguridad. Para acabar, Víctor nos recordó que cualquier oportunidad puede servir para sacar a florecer y trabajar nuestros estilos de liderazgo. Da igual si es en el trabajo, en Toastmasters o en las vacaciones que podemos organizar con nuestros amigos. No dejemos pasar la oportunidad de darle forma al líder que llevamos dentro.

Para evaluar el discurso de Víctor, nuestro ex-presidente Joan Pont subió al escenario virtual. Joan le alabó en la variedad vocal así como también el camino que ha hecho hasta llegar aquí desde que comenzó en Toastmasters. Otra parte que destacó Joan fue el recurrente uso del humor y sus sonrisas contagiosas, así como el uso de gestos que facilitan seguirle. Como posibles mejoras para llevar el discurso al siguiente nivel, Joan consideró que sería oportuno conectar el final del discurso con el inicio y también reforzar la forma de llegar a la conclusión, dejando claro en qué momento el discurso ha acabado.

Una vez finalizada la ronda de discursos preparados, llegó el momento de los discursos improvisados ¡gran diversión gran! Para acometer esta disparatada misión, Rebeca Calderón tomó el mando. Rebeca nos avanzó que su gran decisión para 2021 será tomar solamente las decisiones necesarias ¡Y comenzará con hacer meditación! Ooommm.

Ya sabemos que, además del panettone y las inminentes cenas con cuñados/as, las «decisiones» son nuestro tema del día y lo continuarán siendo en esta sección. ¿Cómo podemos aprovechar las grandes oportunidades que se pueden presentar en un abrir y cerrar de ojos?

Juan Carlos Durán saltó al ruedo como primer voluntario y nos explicó que cuando ya había tomado la decisión de irse a Berlín a vivir, encontró entonces al amor de su vida y (tras una intensa relación de 7 días) le invitó a irse con él a vivir a Alemania. Luego de 15 años, siguen siendo muy felices. ¡Cuando el corazón toma el comando, hay que escucharle!

Eva Ayet continuó con el subidón de energía contestando nada más y nada menos a la pregunta «¿cuál fue la decisión más importante de tu vida?» Eva nos explicó que tomó dos decisiones cruciales: la primera cuando decidió venir a vivir a Barcelona hace 17 años para estudiar química que fue cuando también conoció a su pareja. Eso sí, Eva se considera ahora un poco «de tierra de nadie» aunque con el tiempo aprendió a valorar los productos de su lugar de nacimiento. Otra decisión más reciente ha sido emprender el máster que siempre quiso, lo que ahora le ha permitido progresar en su trabajo. ¡Los Toasties no paramos!

Luego llegó el turno de Damián Micenmacher (fiel servidor que suscribe estas líneas) quien improvisó explicando que tras muchos meses de sufrir el confinamiento se dio por fin cuenta que lo que realmente quería hacer era dejar de trabajar y viajar por el mundo entero. Se fundió así todos sus ahorros para trotar por los cinco continentes. De Japón a Colombia, pasando por Mongolia e Indonesia. ¡No está mal!

La última uva llegó de la mano de Juan Escobar quien sostuvo que mejor que tomar la decisión incorrecta, es no tomar ninguna decisión ¿Te ha pasado eso alguna vez? Según él (en su versión de discurso improvisado) la cantidad de opciones que tenemos sólo nos trae problemas. Barajando las múltiples posibilidades nos morimos en la parálisis por análisis. Es mejor meter la pata, fallar y reconducir. Algo de razón lleva consigo, Juan. Tragamos saliva y avanzamos.

Para finalizar la velada, transfomamos a Juan Escobar en evaluador general y junto a su triada angelical nos deleitaron con diferentes reportes.

En cuanto a las muletillas, Encarna observó que Sandra, Víctor y Joan tienen algunas oportunidades de mejora.

Mercedes en su rol de gramarian estaba (sanamente) disgustada porque solo tres personas utilizaron la palabra del día «influyente». Eso sí, señaló el uso de figuras retóricas tales como «cuando no hay decisiones, no hay vida» de Alba Lucía (una hipérbole), «errores que son aciertos» de Sandra (un oximorón) o «presidential experience» de la mano de Victor. Otras frases destacadas fueron «la increíble cantidad de 7 días» de Juan Carlos, el «soy de tierra de nadie» de Eva o Juan con su «parálisis por análisis». ¡Qué ricos pueden llegar a ser nuestros discursos cuando usamos el lenguaje de manera adecuada!

Marcel, en su rol de guardián de los minutos, felicitó a todos porque estuvimos por encima del tiempo mínimo ¡bien! Aunque alguno se pasó un poquito de tiempo ya que no recordaba que se acercaba el momento de ir a la cena de Navidad.

En su evaluación general, Juan Escobar destacó la puntualidad del inicio y la conexión hecha con pathways. En referencia a su equipo, remarcó la importancia de describir de forma sintética evitando irse por las ramas y cerró dando un riguroso y pormenorizado reporte de las funciones y resultados de cada uno. ¡Brillante como los adornos del arbolito navideño!

Para el cierre, el ritmo de la música festiva se entrelazó con las palabras inspiradoras de nuestra maestra de ceremonias Alba Lucía Hincapié mientras nos deleitaba con la letra de una canción típica colombiana que asegura «el corazón muchas veces tiene razones que la razón no entiende». Dicho esto ¡lancemos los gorros navideños al aire y vamos a vivir la vida viviéndola! Y no olvides que la decisión que tomas es la que necesitas en este momento de tu vida.

La próxima decisión está clara: 2021 ¡allá vamos!

Foto portada: @master1305

© 2012-2020 Sagrada Familia Toastmasters Club Barcelona