El toastmaster de esta extraordinaria sesión, Mario Mera,  subió de los infiernos más espeluznantes, vestido para la ocasión en un elegantísimo atuendo. Lucifer estaba dispuesto a llevarse al infierno a los oradores tanto como a los evaluadores y, seguramente, en secreto contaba con poder llevarse también alguno de los otros miembros e invitados. Tenía información privilegiada sobre antiguos pecados ocultos de numerosos participantes.

halloween4Siguiendo la tradición de Halloween, al ofrecer su discurso los oradores tuvieron la oportunidad no sólo de salvarse sino también de llevarse como premio una especie de “carta blanca”, que en este caso, debido a su origen infernal, era roja, especificando el pecado y la enmienda realizada, acompañada de una golosina. Lucifer no tuvo más remedio que regresar a solas a su hogar infernal.

No sólo fue la gran calidad de los discursos, tanto en ejecución como en temática, lo que torció los planes del diablo de cebarse con unas cuantas almas. Por más peso que eso pudo haber tenido en el desenlace feliz, sobre todo, fueron las risas, las sonrisas y la sintonía de complicidad que los oradores y sus evaluadores crearon con los demás miembros y los visitantes lo que obligó a Satanás a retroceder.

halloween6Alba Lucía Hincapié rompió el hielo con buen humor, gran elegancia y fluidez, compartiendo con el grupo algunos de sus sueños hechos realidad y por realizar. ¡Enhorabuena, Alba!

Encarna Navas nos iluminó acerca de los beneficios de la risa en un discurso bien organizado, con un mensaje claro, fácil de comprender y llevar a cabo. Nos reímos a gusto, alegrándonos de que además estábamos cultivando todos esos beneficios para la salud física, psíquica y del bolsillo.

halloween2Iñaki Eguiarte y Sebastiá Barrionuevo, cada uno con su respectivo 20º discurso, cumplieron los requisitos para la medalla bronce del comunicador avanzado. ¡Felicidades Iñaki y Sebas! Iñaki aceptó con dignidad, elegancia y sinceridad un premio, dando reconocimiento a la organización que lo otorgaba. Sebas nos hizo reír de muchas maneras. Sus referencias a los discursos de sus compañeros reforzaron el mensaje de ellos. Aunque intentaba engañar al personal haciéndose pasar por fracasado, fue el ganador de la noche junto con su evaluador Juan Carlos Durán.

Ya que Lucifer tuvo que contentarse con la admiración de los asistentes por la elegancia de su apariencia, hizo un último intento de seducirlos con golosinas de colores. Pero estábamos tan protegidos por las buenas ondas creadas durante la noche, que ni con un chute de azúcar blanco logró llevársenos al infierno.

Brigitte Hansmann

© 2012-2020 Sagrada Familia Toastmasters Club Barcelona