Esta sesión fue la última del año 2017 y la cerramos con broche de oro y mucho gusto, alargando la velada con una cena navideña y una fiesta de polvorones y libros, pero vayamos a la sesión en sí misma.
La temática de la sesión propuesta por la maestra de ceremonia, Encarna Navas, fue los regalos de navidad. Arrancamos la noche con un discurso  muy inspirador por parte de Agustín Toulemonde que nos llevó por imágenes de paisajes estupendos,  resultado de sus viajes alrededor del mundo. Junto a él miramos más allá del horizonte anticipando lo que nos puede traer el futuro y el ahora. Juan Escóbar hizo de evaluador,  haciéndonos notar  que aún tratándose de un ice-breaker Agustín derritió el hielo con el calor de su entusiasmo de vivir aventuras.
Paso seguido Rebeca Calderón nos llevó a reflexionar sobre el estado del servicio al cliente en las empresas. Utilizó una curiosa historia personal sobre cómo su coche se ha quemado dos veces. La primera experiencia fue dura pero se solucionó muy bien, la segunda experiencia fue un verdadero sufrimiento de organización de papeleo sin resolver. El discurso fue evaluado por Mario Mera quien resaltó la capacidad de Rebeca de dibujar una imagen visual con su detallado relato.
El tercer y último discurso del día nos llevo al Polo Norte donde viajó Mariyana Tasheva para visitar a Papa Noel y vivir aventuras en un trineo de nieve. Con gran detalle nos hizo vivir su espectacular viaje enseñando  imágenes con mucho ambiente navideño. Recibió su feedback por parte de Alba Lucía Hincapié.
Victor Piqué hizo de Maestro de Improvisaciones y nos presentó un juego divertido de table topics. Víctor tuvo la colaboración de 2 ayudantes de Papá Noel sentado para escuchar los regalos que pidieron los miembros que se atrevieron a subir al escenario.  Y así terminamos la sesión, no sin antes recibir un gran detalle por parte de la Maestra de Ceremonias. Encarna repartió polvorones hechos por ella misma,  que estaban para chuparse los dedos.
Pero ahí no termino todo, ya que tratándose de la última sesión del año, después nos fuimos de cenita. Como una verdadera familia compartimos en torno a un única mesa. También hubo mucho movimiento con un fotomatón: si no llevabas unas orejas de reno, no te escapabas del gorro de Papa Noel. La camaradería fluyó al igual que el vino y las conversaciones con risas y sonrisas. Finalmente pasamos a la entrega de los regalos del amigo invisible. Uno por uno recibimos sabiduría escrita a medida que adivinábamos quienes no regalaban los libros.
Terminamos la noche muy contentos por los libros recibidos, por la amistad compartida en el Sagrada Familia y por la inspiración que recibimos siempre en el club. Y que se vuelva a repetir para el 2018!
Liselotte Erich y Juan Carlos Durán
 

© 2016 Sagrada Familia Toastmasters Barcelona