En el 19 Febrero de 2018 ocurrió una sesión más de Toastmasters del club de Sagrada Familia. Como en todas las sesiones, esta también tuvo un tema que fue elegido por el Toastmasters de la sesión, Juan Escobar. Al largo de aproximadamente 1h30, Joan mantuvo a todos los asistentes comentando y reflexionando sobre “El Arte”.

A las 19h30, Encarna, la Sargeant at Arms abrió la sesión a través de la explicación del funcionamiento de la misma. Explicó lo importante que es para los asistentes mantener los teléfonos en modo silencioso y entrar o salir de la sala durante los aplausos. Una vez aclaradas las reglas de funcionamiento de la sesión, Rebeca, Presidenta del Club, dio la bienvenida a todos los presentes de la sesión, en especial a los invitados, que tuvieron uno por uno la oportunidad de presentarse y explicar los motivos por los cuales decidieron disfrutar de una sesión de Toastmasters en el Club Sagrada Familia. Tener invitados en una sesión siempre hace que la misma sea aún más especial y esta sesión no fue excepción! Entre los invitados había un antiguo miembro de otros clubs localizados por el país, dos personas que cuyo el idioma nativo no era el castellano, pero lo entendían a la perfección y una de ellas, actriz y cantante.

Terminadas las presentaciones, Juan comentó que su primer contacto con el arte fue cuando aún era un niño, actualmente aprecia mucho las obras Banksy y enseñó a los presentes sus favoritas. Para Juan, cada sesión de Toastmasters es como una obra de arte: implica preparación por parte de los artistas (oradores/ponientes) y presentación de sus obras con la entrega de los discursos preparados o improvisados. Todos los artistas necesitan a un crítico, y lo mismo sucede en las sesiones de Toastmasters. Los evaluadores (general, de discurso, Timekeeper, Ah-counter y Grammarian) cumplen esa función después de la presentación de las obras de arte. Rebeca, la presidenta, participó además en el rol de evaluadora general de la sesión. Para ella el arte es todo lo que va desde la Torre Eiffel hasta aparatos de cirugía, junto a su equipo técnico (Isabel como Timekeeper, Albert como Ah-counter y Mario como Grammarian), presentaron sus roles de la noche.

La primera parte de la sesión es compuesta por las obras de arte preparadas y el primer artista a presentar la suya fue Jordi, que confiesa que lo más artístico que vio en su vida fue un plato gastronómico. Jordi presentó su segunda obra de arte, también conocida como Proyecto número 2 del Manual del Comunicador Competente de discursos preparados, que tiene como objetivo transmitir un mensaje con claridad y crear una sólida introducción y conclusión.

A pesar del corto período como orador en el club, Jordi ha demostrado a cada discurso dado, que el humor es uno de sus artes favoritos. Con el “Bip – Estoy a su servicio – Bip”, no fue excepción, lleno de humor y recorriendo con una presentación en powerpoint, el discurso clarificó la importancia de la robótica en el día a día de los humanos. Terminada la ponencia, Sebastián Spada desarrolló el rol de crítico (evaluador de discurso), dando feedback al poniente y ejemplificando los puntos dónde puede mejorar: variedad vocal y posición en el escenario.

La segunda obra de arte preparada de la noche llegó por la voz de Alba Lucia, con su discurso “AMIGOS”. En su 7º discurso del Manual del Comunicador Competente de discursos preparados, el objetivo fue la recoja de información acerca de un tema consultando numerosas fuentes. Aparte de cumplir con el objetivo, Alba fue capaz de incorporar en su obra de arte el tema del discurso presentado por Jordi, cuando el propósito de su ponencia era hablar de los beneficios de la lectura para la salud mental y física recorriendo datos que soportaban esta afirmación.

Como crítico de su obra de arte, Alba tuvo a Juan Carlos, que considera que para él, el arte es la excelencia humana. Juan Carlos reforzó la importancia de la take home message del discurso, “un libro es un amigo para toda la vida”, identificó los puntos donde Alba cumplía con los objetivos del discurso, así como los puntos donde podría mejorar (ej.: cuerpo del discurso).

Finalmente llegó el tercer discurso de la noche, que a diferencia de los demás carece de críticas y estuvo abierto a preguntas por parte de los asistentes. Esta obra fue la continuidad de la explicación educativa del nuevo programa de evaluaciones de Toastmasters: Pathways. Para Víctor, el artista, el arte es algo que siente y junto a su presentación en powerpoint ejemplificó los cambios en el nuevo programa.

La segunda, y última parte de la sesión, se destinó a las obras de arte improvisadas. Presentadas por Yulia, Table Topic Master, a quien le gusta la arte dependiendo del día y de la compañía, los discursos improvisados dan la oportunidad a cualquier asistente de la sesión de participar. Su objetivo es que los artistas pueden hablar de un tema seleccionado por Yulia, entre 1 a 2 minutos, teniendo apenas 30 segundos para pensar en el mismo. Para explicar la importancia de esta parte de la sesión, Yulia compartió una historia personal de cómo una amiga suya no supo improvisar a lo largo de una conversación y no queriendo que lo mismo le suceda a los participantes da la sesión, animó a los presentes a practicar el arte de la improvisación.

Encarna fue la primera en aceptar el desafío, contestando a la pregunta “Te gustaría ser artista?”, confiesa que de pequeña ese era su sueño y que ahora lo persigue practicando teatro. Para Encarna ser artista es practicar la creatividad e invita a que todos lo hagamos al diario, especialmente en las tareas más sencillas. Fernando, el invitado que fue miembro Toastmasters en distintos lugares del mundo, contestó a la pregunta “Crees que la fotografía es arte?”. Sorprendentemente Fernando es fotógrafo y se sintió como un pez dentro del agua al defender su posición sobre la importancia de la fotografía como una forma de arte.

A la última pregunta de la noche, “Cual es tu obra de arte favorita?”, contestó Eva, que nunca se vio como una artista, hasta el momento en el que se encuentro con una majestosa obra de arte que aparte de invitarle a soñar, la tiene en su casa creando réplicas.
Terminadas las presentaciones de las obras de arte de la noche, Juan se despidió de los asistentes y de su rol de Toastmasters, dando la oportunidad a los críticos de la sesión de presentar sus reportes de la noche (evaluador general y su equipo técnico).

Terminados los feedbacks, Rebeca cierra la sesión como Presidents, junto a Encarna, Seargeant at Arms que vuelve a dar permiso a los asistente a enchufar el sonido de los móviles y invita a todos a tomar algo en el bar más cercano.

(Eucleia Ferreira)

© 2016 Sagrada Familia Toastmasters Barcelona