Todavía recuerdo la primera sesión de TOASTMASTERS a la que asistí. Recuerdo que quedé impresionada, maravillada, entusiasmada con la sesión. Lo que más me fascinó fueron 2 cosas:

  • La agenda, la organización, la gestión del tiempo ¿Cómo se podía hacer tanto en tan poco tiempo?
  • La calidad de las evaluaciones. Y que hubiera evaluadores de los evaluadores. Y gente que se dedicara evaluar el uso del lenguaje o las muletillas, me pareció sensacional.
    Y desde la primera sesión, y aunque no entendía muchas cosas, supe que yo quería formar parte de eso. Y aquí estoy más de 3 años después, y me gustaría compartir mis aprendizajes:
    1. Evaluación constructiva. Recuerdo que al inicio me costaba horrores encontrar puntos positivos en el discurso de otra persona, solo me fijaba en las cosas negativas, o como se dice en TOASTMASTERS en los “aspectos a mejorar”.
      Aunque, si el orador era muy bueno, me hallaba en la situación en la que no sabía qué propuestas de mejora ofrecerle y tampoco nada bueno que indicarle, a parte de que me había parecido excelente el discurso, pero no sabía concretar exactamente por qué. Tras mucho observar y escuchar atentamente a los diferentes evaluadores me di cuenta que todo discurso siempre, siempre, siempre tiene algo bueno que alabar, por pequeño que parezca. Y además, todo discurso siempre, siempre, siempre se puede mejorar.
      No es fácil pero con la observación, la investigación y a base de mucho preguntar acabas aprendiendo cuáles son los ingredientes y medidas de un buen discurso.
      Por otro lado está el reto añadido de la gestión del tiempo, y es que en un muy corto espacio de tiempo tienes que indicarle al orador: lo que ha hecho fenomenal y lo que debe continuar haciendo, lo que puede mejorar, plantearle un reto y motivarle e inspirarle a que siga mejorando.
      Así que ser un buen evaluador te ayuda a ser un mejor comunicador, como decía antes, aprender a reconocer las claves de un buen discurso te ayuda a aplicarlas cuando
      eres tú el que da el discurso.
    2. Dar reconocimiento. Hace tiempo oí la conversación entre 2 jóvenes, uno de ellos se quejaba de lo mal que funcionaba la empresa en la que trabajaba. Y dijo una frase que se me ha quedado grabada: – ¡Tanto cuesta hacer las cosas bien! Es
      curioso lo fácil y rápido que se dan ciertas cosas por sentado, y tratamos como normal lo que no lo es. Porque resulta que sí que hacer las cosas bien cuesta. Y ese es otro de los aprendizajes que me ha dado esta organización.
      Agradecer, públicamente o en privado, cualquier esfuerzo, ayuda o aportación de alguien es lo que más beneficios te va a dar cuando trabajas con personas. Todavía recuerdo cuando llegué al club, lo pasaba fatal en las sesiones en inglés, ya que mi inglés no es muy bueno. Pero después de una intervención chapucera, en la que incluía palabras en castellano y muchos gestos para hacerme entender, la gente siempre reconocía de manera generosa y genuina el esfuerzo y la osadía. Y eso me daba fuerzas para en la
      siguiente sesión volver a intentarlo.
      Y lo cierto es que este aprendizaje lo he usado tanto en mi vida personal como profesional con grandes resultados. Y es que es algo que toma muy poco tiempo y sin embargo tiene unos dividendos enormes.
    3. Dejar que la gente me sorprenda. Si las personas están motivadas, se sienten seguras y entusiasmadas te sorprenden muy gratamente atreviéndose a desempeñar roles que de otra manera no habrían realizado, aportando al club más de lo que se espera de ellos, etc.
      Me sorprende y entusiasma ver la creatividad de la gente, todas las sesiones en TOASTMASTERS tienen una agenda y estructura preestablecidas, y me encanta cuando la gente, sin salirse de esos esquemas, crea y organiza cosas nuevas y originales. He asistido
      a una sesión inversa, es decir, que se iniciaba desde el final y fue divertidísima. Sé de otra sesión que se organizó como si fuera un programa de radio, u otra con música en directo, o
      la última en que he participado que era un Live Cluedo.
      Y es que la gente, si la dejas, te sorprende positivamente.
      Todos entramos en TOASTMASTERS por razones y con objetivos distintos, y así como también lo son nuestros aprendizajes.
      Si estás planteandote venir a visitarnos, o si hacerte o no miembro, solo puedo decirte que yo me llevo mucho más de lo que he aportado. Aprendizajes y estrategias que uso
      frecuentemente en mi vida personal y profesional.
      Así que si estás comprometid@ con tu desarrollo personal, si eres curios@ y estás dispuest@ te esperamos.

© 2012-2020 Sagrada Familia Toastmasters Club Barcelona